Fuimos recibidos en el Senado de la Nación

Por Ines Pereyra Guillot

El lunes 16 de noviembre 11 bailarinas del Aberdare College, finalistas del Song Dance and Verse Festival, fueron invitadas por el Presidente del Senado, Julio Cleto Cobos, para ser felicitadas por su destacada actuación durante las competencias.  Entre las finalistas me encontraba yo.
Nuestras madres nos retiraron del colegio temprano para llegar a la hora puntualmente a la cita.  El viaje a Buenos Aires, no fue largo como imaginamos.  Pero, para nosotras que vivimos en Bella Vista, las idas al centro son pocas y siempre nos resultan eternas.  Estábamos muy nerviosas.
Cuando llegamos al palacio del Congreso, nos hicieron pasar por un detector de metales y después nos condujeron a un salón muy grande, llamado “Salón de Lectura del Senado”, donde esperamos junto a otros colegios a que apareciera el Sr. Cobos.  Al principio estábamos calladas y tímidas.  Cuando les pregunté a mis compañeras cómo se sentían, todas respondieron de distinta manera, cada una de acuerdo a su personalidad: Cata Rueda estaba emocionada; Juanita Clement, ansiosa; Julia Otranto se sentía nerviosa, emocionada y feliz, todo al mismo tiempo.  Vicky Bergoglio se sentía totalmente intimidada por la situación y su timidez a flor de piel.  Obviamente que a las más grandes, como Belén Bianco y Cata Pascual, se las veía relajadas y contentas, aunque confesaron su emoción y nervios frente en presencia del Vicepresidente de la Nación.  Por mi parte, estaba muy contenta por semejante oportunidad, pero a la vez los nervios me carcomían.
Esperamos como una hora mientras el encargado de hacer las visitas guiadas al Senado, nos entretenía con magníficas historias sobre el edificio y su arquitectura.  Finalmente hizo su aparición el Sr Cobos.  Primero, nos felicitó por nuestros logros y habló de la importancia de competir.  El presidente del Senado dijo que competir nos permite evaluar cuál es nuestro nivel comparado con los demás y así estamos incentivados para superarnos.  Competir nos ayuda a fijarnos metas.
Nos sacamos muchas fotos con Cobos.  Es un hombre de mucha paciencia y le dedicó suficiente tiempo a cada chico.
Cuando se retiró del recinto, fuimos invitados a conocer la Cámara del Senado, conocida hoy en día por el nombre de “Salón del NO”, ya que fue ahí donde Cobos votó No a las retenciones al campo.  Mientras nos contaban la historia del Senado y nos dejaban jugar con los botones de las bancas como si fuéramos nosotros los senadores, Catalina Rueda torturaba al guía con preguntas.  Creo que fuimos el colegio que más preguntas le hizo al secretario de Cobos, un joven muy amable y carismático.
Fue una experiencia increíble que espero se pueda repetir. Para quienes no conocen el edificio del Congreso de la Nación, recomiendo que vayan y hagan una visita guiada, hay casi todos los días.  La gente que trabaja en el Senado es muy amable, lo digo por experiencia, lo pase de maravillas.